Hablemos de París desde el cinismo.

Francia

 

Hablemos de París desde el cinismo.

“Después de mucho tiempo me he dado cuenta de que no vale la pena desear un mundo mejor. Lo que de verdad vale la pena, es luchar para conseguirlo”. Roberto Iniesta.

Siento lo de París. Hasta aquí la parte exenta de cinismo.

Todos somos París, y ¿quién se pide ser Beirut(1)? Lloremos los muertos del vuelo de Dusseldorf ¿le importaría a alguien llorar por las víctimas de la universidad de Garissa(2)? Qué penita lo de Madeleine ¿y la penita del secuestro del Chibok(3)? Je suis Charlie ¿quién “suis” Ankara(4)? ¿Quién “pray for” Palestina? ¿Cuántos se ponen la bandera de Nigeria?

Últimamente está de moda sentir pena Lunes y Miércoles de 17:00 a 19:00. Si de verdad te da pena algo te la da todo el rato. Si te revelas contra el terrorismo me parece bien, pero hazlo. Estamos hablando de gente que asesina civiles en todo el mundo, no solo en París. Cada día se lanzan al combate en cientos de lugares, arriesgan la vida, incluso se la quitan con tal de matar a otras personas. ¿Cómo vas a combatirlos? Ah sí, es verdad, con la banderita de Facebook, con el poemita de Whatsapp…

No se puede condenar el terrorismo pero solo un poco. No se puede estar triste solo porque esta vez ha pasado cerca de casa. Ellos son terroristas las veinticuatro horas. Si eres rubio, todo tu pelo es rubio todos los días. Y no vengáis con las de “cariño manda un mensajito de esos de dos euros a UNICEF que me pica la conciencia y no me puedo rascar”.

Han matado gente en París, si. Pero también en Beirut. Justo el día antes, cuarenta personas. Y en Ankara, hace un mes, ochenta y cinco. Y otras veinticinco, en Yemen, el 24 de Septiembre. ¿Qué hace que una vida se devalúe? ¿Por qué por estos si lloramos y por los otros no? ¿Por qué todos los monumentos se acuestan con la bandera francesa pero no con la del Líbano? ¿Importan menos sus vidas? En Rafiki abogamos por la integración en todos los sentidos. Las personas son personas SIEMPRE, todo el rato, en todas partes. El valor de una vida no depende del sexo, no depende del color de piel, no depende de la bandera que haya en tu pasaporte, no depende de tu religión, de tu orientación sexual, de tu dinero, de tu trabajo, no depende de nada de eso. No.

No hace falta despedirse de la familia, los amigos y lanzarse a la odisea de cambiar el mundo por el resto de nuestras vidas. Ya lo dice un proverbio: “Antes de embarcarte en la labor de cambiar el mundo da tres vueltas por tu propia casa”. Pero si aún así quieres hacerlo, os invito a que vayáis un poco más allá de entrar en las redes sociales y escribir lo tristes que estáis. Hay cientos de ONG’s que necesitan ayuda, comedores sociales, voluntariados internacionales, programas de acogida de niños durante el verano. Y ni siquiera hace falta irse tan lejos. Ayuda al vecino con los deberes, a esa mujer mayor que no puede con las bolsas de la compra, a un ciego a cruzar la calle, pasa tiempo con tus hijos… ¡yo qué sé! Pero haz algo, no vale ponerse moralista cuando llega el atentado de moda, sacar la campana el sombrero y salir a pregonar el sufrimiento que atraviesas, a gritar a los cuatro vientos tu apoyo incondicional a las familias de los afectados (durante los siguientes dos días, y por la tarde, si eso).

En mi opinión se hace mucho más desde el silencio pero tomando parte activa de ese cambio, aportando día a día nuestro granito de arena. Si quieres explicarle a la gente el sin vivir que atraviesas adelante, dilo. Si quieres ponerte la fotito de la tragedia de moda, póntela. Pero tomando conciencia de dos cosas: la primera es que hay tragedias iguales o peores que se están ignorando o incluso despreciando; la segunda es que si eso es todo lo que estás haciendo por conseguir un mundo mejor, siento decir que no estás haciendo nada.

 

(1): El 12 de Noviembre de 2015 se produce un doble ataque suicida en la capital de Líbano, Beirut, al menos 40 personas murieron y 230 resultaron gravemente heridas.

(2): El 2 de Abril de 2015 la organización terrorista Al Shabaab, asesina a más de 140 personas (la mayoría estudiantes) y hiere a otras 79 en una universidad en la ciudad de Garissa, en el este de Kenia. Más de 500 estudiantes fueron tomados como rehénes.

(3): El 14 de abril de 2014 el grupo terrorista Boko Haram secuestró al menos 200 estudiantes en un colegio femenino de Chivok, Nigeria.

(4): El 10 de Octubre de 2015 en la ciudad de Ankara,Turquía, se perpetró un ataque terrorista durante una manifestación en pro de la paz en la zona, al menos 85 personas murieron y otras 243 resultaron heridas.

Aquí os dejamos una lista con los atentados más importantes de la historia. Por si alguien quiere ponerse todas las banderas.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies